Smila, misterio en la nieve: didáctica y consuelo

Una de las mejores expresiones de lo que llamamos matemática consoladora, la que ayuda a vivir, a la que se acogió Bertrand Russell, y la que ha dejado la impresionante huella literaria de Los cantos de Maldoror del Conde de Lautréamont.

La joven Smilla pertenece a una cultura mestiza, esquimal y occidental, y necesita espacios abiertos que solo la matemática le ha proporcionado.

La explicación humanizada de la progresión de los conjuntos de números es algo extraordinario, una muestra de cómo el cine comercial puede dar calidad sin restar rigor. De obligada proyección en las aulas de matemáticas.

La película fue rodada en 1997, dirigida por August Bille y protagonizada por Julia Ormond.

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Acción, Intimista y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s