Que verde era mi valle: grifos para reír

En 1941 Europa estaba en guerra, y EEUU a punto de entrar en ella. En ese año se estrena una de las obras más intimista del gran poeta de la cámara John Ford.

La vida cotidiana de los mineros galeses y la desmembración de su sociedad aparece rodada en esplendidas imágenes.

La capacidad de Ford para romper esquemas es tremenda, y su cine es todo menos simple. Una obra puede conmover a multitudes, ganar premios, y al mismo tiempo dejar anonadado al espectador.

De esta memorable película nos quedamos con la risa generosa de la madre que con sentido común ridiculiza el llenado de bañeras agujereadas.

Otro ejercicio para hacer en clase.

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Intimista, Problemas, Social. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Que verde era mi valle: grifos para reír

  1. Estupenda escena que no conocía: Matemáticas vs sentido común. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s